Tag Archives: grasa

Qué tipo de piel tengo?

Hoy os traigo un post profundizando en el tema de la piel. Viendo el interés en los conocimientos básicos, que parece que mucha gente olvida mencionar, vamos a ver si sabemos realmente cuál es nuestro tipo de piel.

POR QUÉ LA PIEL ES ASÍ

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué una piel es seca, grasa, o mixta?

La piel necesita un equilibrio entre agua y grasa, y ambos elementos son necesarios para el buen funcionamiento de la misma. De hecho, en la superficie de la piel tenemos la barrera hidrolipídica (el PH), que es lo que nos protege del entorno y sella nuestra piel asegurándonos que no se deshidrate. Está compuesta por esa mezcla de agua y lípidos y si dejamos a la piel sin uno de los dos componentes estaremos desprotegidos.

Por tanto nuestro objetivo siempre será buscar ese equilibrio.

Veamos los diferentes tipos de pieles y cómo podemos encontrarlo.

PIEL SECA

Una piel seca está desequilibrada, tiene más parte de agua que de grasa, con lo cuál el objetivo es darle esa parte de lípidos (repito, es la forma bonita de llamar a la grasa) de la que carece.

Las características son:

El poro lo tienen mínimo e imperceptible con lo cuál se ven más luminosas.

Destacan por la ausencia de brillos, por tanto el maquillaje les aguanta perfecto todo el día, no suele moverse (a las que el maquillaje les desaparece normalmente es porque están deshidratadas y la piel se nutre de lo que puede, pobrecilla…).

Suelen ser finas, a veces con sensibilidad, y pueden verse rojeces.

Son las que sufrirán antes que las demás el paso del tiempo, ya que si no están suficientemente hidratadas, al ser tan finas, se marcan con mayor facilidad las líneas de expresión (No se puede tener todo en la vida chicas…). Al envejecer su tendencia natural es la arruga.

En las pieles secas las sensaciones son de tirantez al despertar o salir de la ducha y sensibilidad ocasional.

Buscaremos texturas ricas en todos los productos de tratamiento, desde desmaquilladores en aceite, en crema o leches limpiadoras para pieles secas, tónicos suavizantes, mascarillas hidratantes o nutritivas… Las cremas serán de textura normal a rica dependiendo del grado de sequedad.

PIEL NORMAL O MIXTA

La piel normal no suele existir, es decir, no hay piel que este perfectamente equilibrada de forma natural.

Lo habitual son las mixtas, que en la zona T (frente, nariz, mentón) tienen exceso de lípidos mientras que las mejillas suelen ser secas, es decir, les faltan lípidos.

Estas son las más complicadas porque encontrar una rutina diaria para tenerlas en perfecto equilibrio es una tarea que lleva mucho tiempo.

Sus características son:

Estas pieles normalmente tienen brillos y un poro más dilatado y visible en la zona T como he dicho anteriormente, mientras que las mejillas suelen ser secas y de textura más fina.

Algo importante en estas pieles es que suelen deshidratarse con facilidad por nuestra rutina facial, ya que se tiende a confundir, y al ver brillos se intenta quitar grasa con productos astringentes o matificantes, por lo que al final, las mejillas acaban deshidratadas.

Al desmaquillar o salir de la ducha, por ejemplo, la tirantez sólo se nota en las mejillas y no en la zona T (Frente, nariz y mentón). A lo largo del día el maquillaje tiene menos duración en esta misma zona a consecuencia del exceso de grasa, que ocasiona los brillos.

Este tipo de piel hay que limpiarla con productos equilibrantes, que son los que quitan la grasa de las zonas dónde la haya, y aportan confort a las mejillas.

Si os molesta mucho los brillos yo siempre aconsejo un gel o mousse limpiadora, por ejemplo, para quitar ese exceso de grasa, combinado con un tónico hidratante para la zona de las mejillas, así atiendes las necesidades de ambas.

Aquí, por ejemplo, utilizar un sérum controlador de la grasa en esa zona es buena idea, y encima poner una hidratante en textura crema gel o crema. Suelo aconsejar poner la crema principalmente en las mejillas, y cuando nos quede el resto en los dedos, en vez de limpiarnos con agua, aprovechemos para hidratar la zona T con menos producto.

Lo más importante es no obcecarnos en quitar grasa por encima de todo, porque sé que odiáis los brillos, los poros, y en general la zona T, (yo también) pero pensad que vuestras mejillas no tienen la culpa, ella son secas y moninas, cuidadlas.

PIEL GRASA

Al contrario de la piel seca, la piel grasa tiene un desequilibrio en la parte lipídica. Las glándulas sebáceas trabajan más de lo que deben, por lo tanto hay un exceso de grasa que odiamos en la juventud y madurez, pero que agradeceremos en una edad más avanzadita.

Las características de estas pieles son:

Principalmente se diferencian por los brillos, los poros son visibles, normalmente dilatados y a veces el acné está presente.

Estas pieles luchan diariamente contra la poca duración del maquillaje, y sus principales aliados deben ser los primers controladores de grasa y los polvos fijadores.

Son pieles más gruesas y menos luminosas. La luminosidad es cúando tu piel refleja la luz, por tanto una piel con poro cerrado, casi imperceptible, la reflejará mejor que una piel gruesa con poro dilatado.

Al envejecer no sufren las arrugas, sino la pérdida de firmeza, ya que es una piel que pesa más y tiende a descolgarse (odio utilizar estas palabras, pero quiero que sea lo más gráfico posible).

Normalmente adoran el agua, les gusta la sensación de limpieza refrescante… No saben lo que es la tirantez. La sienten oleosa, les molesta el brillo (yo lo he sufrido y es horrible) y su maquillaje desaparece en cuestión de minutos si no lo fijan con los productos adecuados.

Por favor os ruego que no vayáis a muerte con ella. Me pasé años quitándole la grasa. TODO lo utilizaba oil-free, todo astringente, todo matificante, y no ponía hidratante porque pensaba que me la engrasaría más. ¿Que conseguí? Un brote de acné, y más grasa.

El efecto rebote existe, y es que subestimamos la inteligencia de nuestra piel. Si os digo que necesita agua y grasa es porque es cierto. Y cuando detecta que le falta grasa empieza a producir más, a veces en cantidades desmesuradas, y veo cientos de casos de pieles acnéicas que sólo hacen que secar, secar, secar y secar, y cada vez tienen más granitos y la piel en peores condiciones.

Cuidado con deshidratar la piel! Y de verdad, yo estuve luchando contra ella y en el momento que decidí equilibrarla e hidratarla, fue cuando mejor la tuve y los granitos mejoraron considerablemente.

Por tanto, como rutina facial, geles y mousses limpiadoras (adoro las mousses, o espumas), tónicos equilibrantes… y en cuestión de tratarla hay muchas combinaciones.

Para las que tienden a deshidratarse yo recomiendo sérum hidratante para asegurarme esa parte, y encima cremas en texturas gel o fluidas con el tratamiento que queramos (preventivo, antimanchas, etc).

Para las muy muy grasas, sérums matificantes para controlar el problema y puede que cremas oil-free pero muyyyy hidratantes, que aporten mucha agua. Odio todo lo oil-free pese a que los dermatólogos se empeñen en ello.

image

¿Queréis que profundicemos más en los tipos de piel, viendo el tratamiento para cada una? ¿Qué os ha parecido el post? ¿Sabíais el tipo de piel que tenéis, y lo cuidáis como toca?

Dejadme un comentario aquí mismo, y los responderé lo más rápido posible.¡ No os olvidéis de compartirlo y sí no queréis perderos ninguna publicación suscribiros al blog! Saludos.